El Tribunal Superior de Justicia de Galicia valida el despido de una embarazada en periodo de prueba porque la empresa conocía su estado en el momento en que la contrataron i, por tanto, considera que no hay indicios de discriminación. En este sentido,  la sentencia argumenta que “no se ha producido el embarazo como un hecho nuevo y sobrevenido a la contratación inicial y que así se pueda conectar con el cese”.

Ver la interlocutoria: