La sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) el pasado 26/01/2012 da por buena la renovación sucesiva de contratos de trabajo de duración determinada existiendo la necessitat de sustitución «aun si esta necesidad es recurrente e incluso permanente», siempre que no sea de forma abusiva, cosa que considera que se puede comprobar atendiendo al número y a la duracions de dichas renovaciones.

El Tribunal considera que las autoridades nacionales han de tener en cuenta las circunstancias del caso concreto para apreciar en cada caso si la renovación esta justificada por una causa objetiva como la de sustituir personal de forma temporal o, por el contrario, és abusiva.