El Gobierno aprobó el pasado 20/06/2012 una modificación del Codi de Consum con la finalidad de incrementar las garantías en la contratación de productos financieros y servicios bancarios.

La ola de reclamaciones relacionadas con los swap, cláusulas suelo, y participaciones preferentes etc ha despertado preocupación por la manifiesta falta de información de la mayor parte de los usuarios.

Por este motivo, la nueva regulación fijara el tipo máximo de interés exigible al usuario, que no podrá superar en 2,5 veces el legal; determinará el contenido mínimo que debe incorporar la publicidad de préstamos y créditos hipotecarios; obligará a las entidades y a los federatarios a proporcionar copia de los contratos al usuario con una antelación mínima de tres días y obliga a reforzar la transparencia en los precios.

El incumplimiento de estas previsiones, supondrá la imposición de sanciones que podrían alcanzar los 100.000€.