Las constantes denuncias contra el abuso de las entidades financieras en la venta de las preferentes, como producto financiero rentable y sin riesgo, ya empiezan a dar sus frutos.

Recientemente, se ha dictado la primera sentencia que declara nulo un contrato de compra de las preferentes “por error en el consentimiento”.

¿Qué motivos da la sentencia para anular el contrato?

  • La inadecuada información sobre las características y riesgos de estos intrumentos.
  • La falta de información.
  • El abuso de confianza por parte de la entidad y la buena fe del tenedor.
  • Y, finalmente, que el titular nunca ha hecho operaciones de esta naturaleza.

Así pues, se abre un nuevo camino para que los tenedores de preferentes puedan anular judicialmente sus contratos, siempre y cuando les sea aplicable alguno de los motivos indicados.