El Juzgado Mercantil 2 de Oviedo concluye por interlocutoria de 4/12/2009, que los listados de clientes no son secreto industrial al establecer que “la relación entre un empresario y sus clientes no son objeto de ninguna clase de derecho de exclusividad que permita impedir a terceros, y en particular, a ex empleados y ex colaboradores, dirigirse y contactar con estos clientes, sino que la concepción y la puesta en práctica por aquellos ex trabajadores de estrategias de captación de la clientela ajena es, en principio, una conducta no solamente lícita, sino esperable y deseable en un sistema de competencia económica, por el que no pueden considerarse como actos desleales por aprovechamiento del esfuerzo ajeno conforme a la Ley de Defensa de la Competencia”.

Ver la interlocutoria: