En los últimos años, las entidades financieras han comercializado, entre las pequeñas y medianas empresas,un productos derivado conocido como permuta financiera o swap. La caida de los tipos de interés durante el último año ha provocado que muchas de estas empresas no puedan seguir pagando un tipo de interés substancialmente más elevado que el vigente en el mercado en la actualidad, sobre todo, si tenemos en cuenta que la cancelación de estos productos comporta, en muchos casos, un coste muy elevado para las empresas.

Existen diversos pronunciamientos de los organismos supervisores de las entidades financieras, como son del Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y de los mismos Juzgados y Tribunales, en el sentido de declarar que los swaps no se comercializaron correctamente y que se vulneró la legislación vigente, circunstancias que pueden determinar la nulidad de los contratos.

Ver las sentencias más recientes