Hasta la aprobación del Real Decreto-Ley 5/2012 de 5 de marzo la mediación en asuntos civiles y mercantiles no tenia una regulación específica en nuestro país.

La reciente norma transpone una Directiva europea aprobada en el año 2008 basada en los principios de voluntariedad, imparcialidad, neutralidad y confidencialidad.

Con la mediación se pretende agilizar la tramitación de los procedimientos, abaratarlos y facilitar la consecución de acuerdos que se podran ejecutar ante los Tribunales si las partes lo desean (solo sera necesaria su elevación a escritura pública).