La nueva Ley 36/2011, reguladora de la Jurisdicción Social, en vigor desde el pasado mes de diciembre, incorpora un nuevo procedimiento, el monitorio, para reclamar deudas derivadas de salarios, indemnizaciones, finiquitos y cualquier concepto derivado de la relación laboral.

Este procedimiento, que ya existia en la Jurisdicción Civil, permitira la agilización de las reclamaciones de cantidad en la via social mediante una petición que el interesado tiene que dirigir al Juzgado y de la que se dara conocimiento a la empresa y al FOGASA durante 10 dias. Transcurrido este plazo sin que la empresa haya pagado o se haya opuesto a la reclamación, el trabajador podrá ejecutar judicialmente la deuda contra dicha empresa y el FOGASA.

Hay que tener en cuenta que previa la petición de procedimiento monitorio al Juzgado debe intentarse la conciliación administrativa y que este tipo de procedimientos solo puede iniciarse respecto de deudas inferiores a 6.000€.