Recientemente se ha aprobado el Real Decreto-ley 13/2011 por el que se restablece el Impuesto sobre el Patrimonio con carácter temporal para los ejercicios 2011 y 2012. Este impuesto había sido bonificado al 100% en 2008 y ahora se contempla de nuevo para los ejercicios 2011 y 2012 exclusivamente.

 

Las principales novedades son:

  • La vivienda habitual estará exenta hasta 300.000 euros. Esta cifra se ha aumentado, puesto que anteriormente la exención era de 150.253,03 euros.
  • El importe en que se reduce la base imponible se incrementa hasta los 700.000 euros. Lo que supone multiplicar por 7 el límite anterior (cerca de 108.000 euros).
  • Están obligados a declarar los sujetos pasivos cuya cuota tributaria, aplicadas las deducciones o bonificaciones que procedan, resulte a ingresar o, aun cuando no se dé esta circunstancia, si el valor de sus bienes y derechos es superior a 2.000.000 euros.
  • No modificará los tramos del impuesto, que quedarán igual que como están ahora. Es decir, se aplicará un 0,2% para una base liquidable de 162.123 euros, hasta un 2,5% para los que superen 5.347.998 euros.

Con efectos 1 de enero de 2013 se vuelve a suprimir el gravamen al restablecerse la bonificación del 100% sobre la cuota íntegra.

Se estima que afectará, al final, a 160.000 contribuyentes.