Según nota de premsa del CGPJ, el Tribunal Suprem ha resuelto ha declarado que son validas las segregaciones o divisiones que no sean contrarias a los Estatutos de una Comunidad de Propietarios, sin necesidad que sean autorizadas por la Junta de Propietarios, siempre que no comporten alteración de las cuotas de participación.

En este caso, se trataba de un supuesto en que una comunidad habia demandado a un propietario que  segregó su finca y pretenia anular dicha división. El Supremo ha dado validez a la segregación porque, dice, no contravenia los Estatutos ni alteraba los coeficientes.